lunes, 22 de marzo de 2010

Evolución y desarrollo de nuestros alevines.

Se han escrito muchos articulos sobre la reproducción de los bettas, pero no tanto sobre lo que sigue a ésta, y en mi opinión, la parte más importante de todos aquellos que nos dedicamos a criar bettas, desde la puesta hasta el dia que nuestros peces se convierten en adultos. Existen diferentes factores para que nuestros peces tengan una mejor calidad con respecto a otros, aparte de la genética (parte fundamental para tener buenos ejemplares), podemos "ayudar" a que nuestros pequeños crezcan sanos y con más éxito de supervivencia teniendo un mínimo de conocimiento sobre esta peculiar especie y las atenciones que necesita desde el momento de la puesta hasta que concluyen el laberinto, siendo éste una parte decisiva a la hora de la formación del pez.
A continuación intentaré detallar como saco mis puestas adelante, desde que el macho se hace cargo de los huevos, ya que todo el proceso anterior está bien descrito en diferentes articulos de foros y blogs. Espero que se entienda con la mayor claridad y poder ayudar a los más inexpertos y compartir conocimientos y método con todos los amantes de este espectacular pez.
Lo primero que debemos saber es si nuestro macho es capaz de cuidar la puesta y ayudar a los alevines a subir al nido cuando vayan cayendo. Debemos tener en cuenta que pueden comerse la puesta, sobre todo machos jovenes e inexpertos, al sufrir estrés o no estar acostumbrado a cuidar el nido. Si nuestro macho tiene este comportamiento, deberemos separarlo de la puesta en futuras ocasiones y sacar los alevines por nosotros mismos.
En principio vamos a pensar que nuestro macho se porta bien y cuida de los huevos, al momento de sacar la hembra él se hará cargo de cuidarlos y vigilarlos, siendo muy agresivo si siente alguna amenaza.


Tenemos que tener en cuenta la altura del agua, entre 5 y 10 cms estará bien para que padre pueda subir los alevines al nido cuando van cayendo, ya que los tres primeros dias los pequeños solo nadan torpemente en vertical. La alimentación en este momento es muy importante, desde que separamos a la madre debemos empezar a proporcionar infusorios al acuario para que cuando los peces nazcan tengan alimento. A partir del tercer dia separaremos al macho y empezaremos a alimentar con microgusano de la avena.


Cuando nuestros peces naden el horizontal, al cuarto día aproximadamente, empezaremos a alimentar con artemia recién eclosionada. Debemos mencionar que las tomas de nuestros alevines deberían ser de un mínimo de 5 al día, aconsejado de 7.

A la segunda semana de nacer, empieza la parte más importante en el desarrollo de nuestros peces, empiezan a desarrollar el laberinto y respiran aire de la superficie por primera vez, es funtamental que el acuario donde tenemos los alevines esté cerrado para que el aire que queda dentro tenga la misma temperatura que el agua. Destaparemos lo menos posible y sólo para alimentarlos. Este momento es decisivo para nuestros peces ya que acaban de desarrollarse y suele ser la etapa donde tendremos más bajas.

A las cuatro semanas podremos destapar nuestro acuario poco a poco, para que el aire de dentro y el de fuera vayan igualando sus temperaturas. En este momento ya empezaremos a llenar un cm al día el nivel del agua poco a poco, yo recomiendo hacerlo por goteo para no desequilibrar los valores del agua del acuario. Seguiremos alimentando con artemia y algo de grindal, intercalando un par de veces por semana alimento seco, como Atison's Betta Starter (para mi el mejor alimento seco para nuestros pequeños bettas), remojandolo previamente los primeros días para evitar oclusiones intestinales.





Tendremos que hacer cambios cada dos diás de agua a nuestros alevines para que tengan un crecimiento adecuado y deberemos proporcionarles una pequeña corriente de agua para que vayan ejercitando sus aletas. Ya en este momento se les podría proporcionar algo de dafnia un par de veces en semana. Con el pasar de los meses y con una alimentación adecuada, cambios de agua y buen ejercicio nuestros peces crecerán sanos y fuertes.



Llegado al tercer mes de vida y si no ha habido retrasos de crecimiento, nuestros peces ya son maduros sexualmente pero no es recomendable su reproducción hasta la plena madurez siendo ésta comprendida entre 6 y 9 meses.
Espero haber ayudado a resolver alguna duda y que la afición que tenemos por nuestros peces crezca y cada vez seamos más criadores los que hablamos de este magnifico animal.

1 comentario: